jueves, 2 de mayo de 2013

El color de las emociones

Puede contribuir a animar nuestro día, darnos una carga extra de energía, relajarnos o arrastrarnos a un estado melancólico. El color tiene una influencia determinante en nuestra mente con un efecto directo en nuestra rutina diaria que comienza nada más levantarnos al elegir la ropa que nos vamos a poner y nos acompaña durante toda la jornada influyendo en nuestro comportamiento y en nuestras relaciones con los demás y con el entorno.

Fuente: wish
La llegada de la primavera, con el incremento de las horas de luz y la floración, es un buen ejemplo de esta afirmación. Al contrario del invierno, que es triste, frío y gris; la primavera se identifica con la alegría y el buen humor. Una inyección de optimismo para el estado de ánimo en el que la paleta de colores vivos y brillantes propios de la estación es la protagonista.

Las connotaciones psicológicas del color, con los estudios de Carl Jung como referente, son aplicadas diariamente en diversos aspectos de nuestras vidas, desde el vestuario y la decoración a la elección de un producto en el supermercado. Influyen en cómo nos vemos a nosotros mismos, cómo vemos el mundo y cómo nos ven los demás.  

La ascendencia de la paleta cromática incluso ha dado lugar a teorías alternativas en la interpretación del poder de los colores como la cromoterapia, cuya filosofía es la curación de enfermedades a través de los colores. Esta práctica, calificada como pseudociencia por la medicina tradicional, sostiene que las influencias psicológicas que tienen los colores en las personas pueden utilizarse para generar un estado de sanación ante trastornos físicos, mentales y emocionales. Una terapia de los colores que permite modificar la energía emocional para percibir el mundo de otra manera y mejorar la salud.

Pese a sus diferencias prácticas, la medicina tradicional y la alternativa coinciden a la hora de determinar las asociaciones de los diferentes colores, de las que la moda, el diseño y especialmente el marketing han tomado buena nota a lo largo del último siglo para persuadir  e influir en el estado de ánimo de los ciudadanos, también conocidos como consumidores.

Fuente: theenchantedgallery.com
Éstas son algunas de las connotaciones de los colores básicos a partir de las teorías psicológicas y la cromoterapia[1].

Rojo: se identifica con la emoción, la pasión, la fuerza, el liderazgo y la acción. Transmite calidez y energía. Ayuda a combatir la fatiga y a superar los pensamientos negativos en estados depresivos y melancólicos.

Verde: es el color de la naturaleza. Simboliza la regeneración, la armonía, la sanación y el equilibrio. Aporta serenidad, calma y esperanza. Contribuye a los estados de relajación.

Azul: es el otro color básico de la naturaleza y comparte muchas propiedades con el verde. Relajante, frío y sereno, favorece los estados de introspección y espiritualidad. Denota confianza, fortaleza, honestidad y seriedad.

Amarillo: estimula los procesos mentales, favoreciendo la concentración y las actividades intelectuales. Se vincula con la sabiduría, la creatividad, la imaginación y la curiosidad. Su carácter enérgico y su calidez generan estados de optimismo.

Naranja: aporta seguridad y autoestima. En un color asociado con la alegría, la sociabilidad, la libertad y el entusiasmo.


Violeta: es el color de la espiritualidad, la meditación y la intuición; y al igual que el amarillo favorece los procesos creativos. Se asocia con el misterio y el poder. Ayuda a enfrentarse a los miedos, las fobias y la ansiedad.

Negro: denota misterio, seriedad y autoconfianza. No debe utilizarse en casos de depresión, cansancio o ansiedad.

Blanco: es el color de la limpieza, la juventud y la frescura. Un tono que sugiere claridad, paz y confort.

Estas asociaciones tienen una trascendencia directa en el entorno y en nuestras acciones. No es de extrañar que el verde sea el color de referencia del sector sanitario, ya que la mente lo asocia con la sanación y el equilibrio; o que el azul y el negro sean los tonos predominantes en el mundo de la política y de los negocios.


Ya sea individualmente o mediante el consejo de profesionales del estilismo y la decoración, nos servimos del color para sugerir y crear emociones a través de la decoración y del vestuario. En ambos casos, la mayoría de las decisiones se realizan de forma consciente, pero en el ámbito del consumo el poder del color dirige los pasos en una dirección muy concreta influyendo en la toma de decisiones de forma sutil y calculada a través de las estrategias de marketing.

Persuasión cromática
El poder del color para generar estados de alegría, bienestar y satisfacción es un factor primordial a la hora de favorecer los procesos de consumo. Se estima que la mayoría de los consumidores se forma una opinión sobre el producto en menos de 90 segundos y que entre el 62 y el 90 por ciento de esa opinión se basa exclusivamente en el color del mismo[2]. Esto convierte al color en un elemento esencial para el marketing  en todo el proceso de venta: diseño del packaging, imagen de marca y publicidad.

Guía de las emociones del color / Fuente: sebastianbehar.com

Además de las connotaciones básicas asociadas a la paleta cromática, el marketing también tiene en cuenta la influencia del color a la hora de atraer a un tipo concreto de consumidor y dirigir su proceso de compra. Por ejemplo, el rojo anaranjado, el negro y el azul llaman más la atención de los compradores impulsivos y funcionan mejor en restaurantes de comida rápida, centros comerciales y ofertas de liquidación. El azul marino y el verde azulado atraen a los compradores con un presupuesto establecido y se suele utilizar en bancos y en grandes almacenes. Mientras que los colores que mejor funcionan en las tiendas de ropa son el rosa, el azul cielo y el rosado, que se dirigen a los compradores tradicionales[3].

Un repaso mental de las tiendas donde compramos habitualmente o revisar los productos que tenemos en la despensa bastan para certificar el éxito de esta estrategia de venta, por lo que conviene conocer la capacidad de estímulo de los colores y su influencia en los hábitos de compra para así poder redirigir el comportamiento hacia prácticas de consumo responsable.

Más colorterapia en nuestro Pinterest.
mrg

1 comentario:

  1. Impresionante galería de Pinterest.
    Judith

    ResponderEliminar

Post nuevo Post antiguo Home
También te puede interesar