miércoles, 9 de octubre de 2013

Claves para ahorrar usando Internet

La crisis económica ha provocado que las temidas cuestas de septiembre y enero se prolonguen los 365 días del año, poniendo al límite el bolsillo y la capacidad de ahorro de los ciudadanos, que pronto sumarán seis años de malos datos financieros y de contención en el consumo ante los vaivenes de la recesión.

Fuente: ozongo
Más allá de los consejos que nos orientan a la hora de afrontar los escollos de la economía doméstica, como la eliminación de los gastos innecesarios, el ahorro de energía, el control del endeudamiento y así un largo etcétera[1]; Internet se ha convertido en el referente principal de quienes hacen de la búsqueda de la promoción y el mejor descuento parte de su día a día. Y es que la crisis no sólo no ha afectado a las compras online, sino que ha convertido a la red de redes en la mejor herramienta para ahorrar, controlar el gasto y favorecer el consumo responsable.

Así, estamos ante una gran red comercial, que pone al alcance de cualquiera los productos y artículos que necesita en cualquier lugar y en cualquier momento por medio de un solo "clic"; y que a su vez ayuda al consumidor a racionalizar sus compras, comparar precios y características de productos similares y encontrar la mejor oferta.

Los productos estrella siguen siendo los mismos que antes del comienzo de la crisis y el podio de las compras online lo ocupan los viajes (billetes de avión y hoteles), entradas para espectáculos y eventos, ropa y material deportivo, electrodomésticos y material informático[2]. Sin embargo, en los últimos años han cobrado protagonismo los recursos online dirigidos al ahorro y a una nueva forma de consumo basada en el outlet, el low-cost y, por qué no, el "todo gratis". Estos son algunos de los medios básicos para ahorrar utilizando Internet.

Comparadores. Uno de los grandes aciertos de la red, que posibilita contrastar el precio y las características de un producto en varios comercios sin moverte de la silla. Hay comparadores de casi todo: viajes (kayak, trivago), gasolineras (preciosgasolinas), seguros (aciertorastreator, seguros.es), alimentación (carritus, comparasuper, ofertassupermercados) o páginas de ofertas (ofertia), por nombrar algunos.

Fuente: google

Control del gasto. Además de la banca online  que permite consultar en cualquier momento el estado de nuestras cuentas, en Internet existen herramientas que ayudan a llevar un control del gasto y un registro de la contabilidad personal. Un ejemplo es ahorro.net, una plataforma en línea con la que se pueden registrar todos los gastos (fijos, extraordinarios, recibos) y que te orienta para favorecer el ahorro. Además, desde el inicio de la crisis han proliferado las páginas webs y foros orientados al ahorro familiar y a lograr el ansiado objetivo de llegar a fin de mes.

Cupones (compras colectivas). No nos equivocamos si decimos que éste es el recurso más popular entre los cazadores de ofertas. Artículos de consumo, cenas en restaurantes, entradas para espectáculos, tratamientos de belleza y otro tipos de experiencias con descuentos que van del 30 al 70 por ciento y que se basan en el lanzamiento de una oferta por tiempo limitado con la que las empresas se aseguran un número mínimo de clientes/consumiciones. Groupon, Groupalia y LetsBonus son las preferidas por los fans de los cupones.

Fuente: periodismohumano
Outlets y ventas privadas. Funcionan con un sistema parecido al de los cupones. Estas plataformas ponen al alcance del consumidor ropa de temporadas pasadas y artículos en stock de marcas comerciales con un atractivo descuento. Promocionan la apertura de la venta con antelación y los productos están disponibles por el plazo de una semana. Estos clubes privados de venta online han adquirido una gran popularidad a causa de la crisis y los datos apuntan a que más de un 50 por ciento de las compras de moda que se realizan en Internet en épocas puntuales de gran consumo (como septiembre) se hacen a través de estas páginas. Privalia, Vente Privee, Dreivip y BuyVip, son las más populares.

Trueque. El incremento de las webs de intercambio y de los grupos y foros de consumo colaborativo es otro de los efectos de la crisis. El mercadillo de truque del barrio llega al ciberespacio para impulsar la solidaridad y el consumo responsable y sostenible. Estas webs responden tanto al concepto de intercambio como al de regalo sin compromiso. Algunas de ellas son cadenadecambios, nolotiro, truekalo y loregalo.

Todo gratis. Desde concursos a muestras gratuitas, pasando por la formación a coste cero. No hay que navegar mucho por Internet para encontrar una amplia oferta de servicios y productos gratuitos. Hay que estar especialmente atentos a las redes sociales, ya que muchas marcas y empresas las utilizan para regalar muestras de productos o realizar concursos con el fin de captar nuevos clientes y fidelizar a los consumidores.

Fuente: apartmenttherapy
Bancos de tiempo. Al igual que ha sucedido con el trueque, Internet sirve para conectar a personas dispuestas a ceder parte de su tiempo a otras personas realizando una tarea intercambiable. Un trabajo de fontanería, un curso de guitarra, una lección de inglés, ayuda con gestiones burocráticas, cocina a domicilio, etc. Las redes sociales, sobre todo Facebook, han simplificado la organización de estos colectivos que suelen operar a nivel local. Más información en depersonaapersona.es.

Dinero extra. La red también ofrece la posibilidad de ganar un dinero extra con lo que ya no utilizas. Los portales eBay o segundamano.es facilitan la tarea.

En cualquier caso, no hay que olvidar que la mayoría de estos recursos, en especial las páginas de ofertas y de ventas privadas, pueden crear un efecto rebote en el consumidor porque los grandes descuentos y las promociones pueden tentarnos a comprar cosas que realmente no necesitamos. Del mismo modo, además de limitarse a la compra útil, antes de hacer "clic" en el ratón hay que tener en cuenta el precio (a veces lo barato sale caro), la calidad y características del producto, la letra pequeña del contrato de compra y las opiniones de otros usuarios. En definitiva, saber cuáles son nuestros derechos como consumidores online.

mrg

No hay comentarios:

Post nuevo Post antiguo Home
También te puede interesar